Salsa de Tomate Frito Casero


Tomate frito

Llevábamos tiempo queriendo estrenar el apartado “Salsas” de nuestro recetario y que mejor forma que con un básico de nuestra gastronomía y un elemento importante en nuestra dieta mediterránea. El tomate, con muchísimas propiedades antioxidantes y cargadito de vitaminas A y C entre muchos otros componentes, es el rey de la huerta. A nosotras nos encanta en todas sus formas, que son muchísimas… así que allá vamos con la primera de muchas recetas con el tomate como protagonista!

Tomate frito

Una buena salsa de tomate frito casero siempre nos va a servir de base para cantidad de platos, es un comodín que os hará la vida más fácil, pues teniendo tomate frito en la nevera o incluso congelado, improvisar una comida de ultimo minuto es aún más sencillo.

Tomate Frito

Tomate Frito

Tomate Frito

La calidad de los ingredientes es decisiva para obtener una salsa de sabor intenso. La verdad es hay que reconocer que los tomates alcanzan su máximo sabor y mejor calidad en la época estival, pero hay trucos para poder disfrutarla todo el año.  A lo largo de los próximos meses os iremos dando algunas recetas que utilizan esta auténtica salsa como ingrediente principal de elaboración….arroces, pizzas caseras, pastas…

Tomate Frito

Tomate Frito

Tomate Frito

Nosotras elaboramos esta salsa mezclando dos tipos de tomates muy comunes pero con las mejores características para conseguir el mejor sabor y textura, el tomate maduro y el de pera. Nuestro truco para cuándo los tomates en invierno ni tienen color ni tanto sabor, es añadirle una lata de tomate natural triturado (400 gr) a la vez que se fríe el tomate natural, de ésta forma nuestra salsa adquiere mejor color, textura y sabor. Cuándo los tomates están en temporada no es necesario, a menos que quieras sacar mayor cantidad de salsa.

Salsa de Tomate Frito Casero

Ingredientes:

  • 3 kgs de Tomates (mitad maduro y mitad pera)
  • 2 Pimientos verdes (los alargados de freír)
  • 4 Cebollas blancas
  • 200ml de  Aceite de Oliva Virgen Extra
  • Pizca de azúcar
  • Puñadito de sal (cucharada sopera)

Preparación:

Lo ideal para esta receta sería poder hacerla en una cazuela de barro,  os animamos a los que tengáis cocina de gas a probar, pero como la mayoría de las cocinas de hoy son placas vitrocerámicas o de inducción, nosotras utilizamos una cazuela baja de fundición (Valira) de 28cm,  que también dan muy buen resultado.

Troceamos la cebolla y el pimiento (éste último es un ingrediente opcional pues sabemos que hay gente que no le gusta), no hace falta que sean trozos muy pequeños. Ponemos la cazuela con el aceite al fuego medio-alto (nivel7) y una vez caliente los añadimos y empezamos a sofreír, removiendo de vez en cuando para que fría por todas partes. Mientras trocearemos el tomate, igual que lo anterior en trozos relativamente grandes (4 ó 5 gajos cada pieza) y lo reservamos en un cuenco.

Una vez el sofrito a tomado un color tostado, añadimos el tomate y vamos removiendo cuidadosamente hasta que queda todo bien mezclado. Ahora sin reducir el nivel del fuego dejamos que el tomate suelte todo el liquido sin dejar de remover. Pasados unos 5 ó 7 minutos bajamos el fuego a nivel 3, añadiremos la sal y el azúcar (éste último para corregir la acidez del tomate) y dejamos que vaya friendo removiendo cada tanto con una cuchara de madera para que el tomate vaya quedando disuelto.

Una vez pasada una hora, ya puedes apartar cuándo quieras, ya que tampoco quieres que el tomate caramelice. Ahora lo pasaremos por el “pasapuré” para retirar las pepitas y pieles. Et voilà, lista para ser utilizada de mil maneras….o simplemente mojando en ella un buen pedazo de pan!

Tomate frito

Esperamos que os guste!

Anuncios

4 pensamientos en “Salsa de Tomate Frito Casero

  1. Mmmmm…. qué buen color tiene esa salsa! ¿Se nota mucho el sabora a pimiento verde? ¿Cambia mucho si no lo añades? Espero que pronto publiquéis qué hacer junto con la salsa, que es lo que más me interesa. Supongo que se puede congelar sin problema, ¿no?
    Besos a las dos.

    • Hola Silvia! Pues la verdad es que como nos encanta el pimiento no somos conscientes de su sabor en la salsa, pero por supuesto puedes hacerla sin él, ya lo decimos en la receta pues sí que es cierto que no a todo el mundo le gusta. Se puede congelar sin ningún problema, en bolsitas especiales para ello. Esta salsa es un comodín que sirve para muchas recetas, incluso como acompañamiento de muchas comidas, especialmente para los peques! Un besote!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s