Archivo | septiembre 2012

Sopa Dulce de Higos y Frutos Rojos

Sopa Dulce de Higos y Frutos Rojos

Septiembre…un mes que invita a meditar, a hacer nuevos propósitos, a preparar el recogimiento que nos obliga el invierno… cambios en la casa… las mantitas finas, los manteles, vajillas más adecuadas para las nuevas recetas….todo comienza a ponerse  en su sitio, el orden, la rutina. Nosotras en esa tarea estamos… ya  os contábamos la semana pasada, que preparar la despensa es uno de nuestros propósitos en estos últimos días de verano y desde luego disfrutar de estas bonitas tardes que estamos teniendo con los niños… paseando y recolectando frutas de temporada, hace unos días moras silvestres y ahora higos… ummmm,  nos encantan y no sólo comerlos, también verlos en la higuera, subirnos y recordar horas y horas de juegos en nuestra infancia…contarles  a nuestros hijos esas anécdotas y revivirlo con ellos no tiene precio!

Sopa Dulce de Higos y Frutos Rojos

Sopa Dulce de Higos y Frutos Rojos

Sopa Dulce de Higos y Frutos Rojos

Cuantas recetas se pueden hacer con los higos, infinidad! Justamente la receta que hoy os traemos, tuvimos la suerte de verla (alimenta con la vista) y probarla, buenísima! en una de esas cenitas con amigos al fresquito en la terraza, de esas de las que muchas veces os hablamos. En esta concretamente, Viçens y Montse nos sorprendieron con este postre entre muchísimos platos de escándalo, de los que cogimos buena nota para compartir con tod@s  vosotr@s.  Esta sopa, nos parece ideal para este tiempo, fresquita recordando al veranito, pero con ese toque que te hace pensar ya en el otoño… con el higo, con la mora, las frambuesas…y cualquier frutilla que se os ocurra.

Sopa Dulce de Higos y Frutos Rojos

Está buenísima y más fácil y rápida no puede ser. Lleva los cuatro básicos, leche, huevo, azúcar y canela. Después imaginación al poder. Como especial, desde luego la que os presentamos hoy, con un toque de jengibre fresco rallado, higos y frutos rojos … Pero también se puede prescindir del jengibre y mezclar con otras frutas.

Sopa Dulce de Higos y Frutos Rojos

Si tenéis una ocasión especial y os hace ilusión decorar el plato también con las flores comestibles,  los pensamientos, tenéis que saber que están tratados de forma especial para que sean comestibles y no son difíciles de conseguir, suelen tener en las fruterías y en algunos supermercados, generalmente en fin de semana y lo que no falla nunca es encargarlos.

Sopa Dulce de Higos y Frutos Rojos

Esta es una receta muy fácil y rápida de hacer, perfecta para sacarte de un compromiso de último momento. Como es un tipo de crema inglesa, y recuerda mucho a las natillas, la receta origina lleva vainilla, pero nosotras hoy la hemos querido hacer dándole este toque diferente. Importante saber que la incorporación del jengibre a la receta va a gustos si no, con la canela, ya quedará sabroso….pero dicho esto si decidís ponerlo, se tiene que poner en cantidad muy pequeña, ya que la gracia está en que deje un sabor muy sutil y esa sensación… cuando estás comiendo algo delicioso y no sabes bien a que sabe y tienes que detenerte a saborear por descubrir que lleva!

Ingredientes:

  • ½ Litro de leche
  • 6 Yemas de huevo
  • 140gr de azúcar glas
  • Jengibre rallado (una pizca)
  • Una rama de canela
  • 6 higos pelados
  • Frutos rojos al gusto

Preparación:

Comenzaremos dividiendo el azúcar en dos; en un cazo mezclamos una parte de azúcar con las yemas y batimos con varillas unos minutos.Vertemos la leche en otro cazo y la llevamos a ebullición, junto con la otra mitad del azúcar, pizca de jengibre rallado y la rama de canela, a continuación retiramos del fuego, dejamos unos 10 min. para que adquiera todo su sabor.

Ahora la pasaremos por un colador para retirar la canela y los restos que puedan quedar y la verteremos sobre las yemas con el azúcar, removiendo de manera suave. Volvemos a acercarlo al fuego y sin dejar de mover lo dejamos que cueza, (muy importante, evitando que vuelva a hervir) unos minutos más hasta que comience a espesar. Apartamos del fuego y dejamos enfriar

Su textura es de crema muy ligera, por lo que podéis servirlo en pequeños cuencos. En el momento de servir, la acompañamos con el higo, previamente pelado y cortadito en cuatro gajos, los frutos rojos. Esta crema, bien fresquita con sus frutitas acompañantes es un postre delicioso. Esperamos que os guste!!

Sopa Dulce de Higos y Frutos Rojos

Anuncios

Mermelada de Moras Silvestres

Mermelada de Moras Silvestres

Estamos en septiembre, ese precioso mes del que siempre hablamos como “nuestro favorito”! Nos encanta su luz, su temperatura y sus preciosas tardes en las que ya se puede oler que se acerca el otoño….teníamos que hacer algo especial con los peques como despedida de las vacaciones de verano!! …un paseo?…así sin más?? había que buscar un buen motivo pues los peques andan ya cansados de la “no-rutina” y solo conseguiríamos arrastrarlos por una buena causa…..que tal….recoger moras silvestres??? Siiiii!!!!! Perfecto, ya tenemos plan!!

Mermelada de Moras Silvestres

Mermelada de Moras Silvestres

Antes de hablar sobre  nuestro fantástico paseo sin el que hoy nuestra receta no tendría razón de ser, queremos presentaros a Erica, vecina, amiga, fotógrafa y seguidora fiel del blog,  que desde el inicio nos ha prestado su apoyo incondicional con mil consejos en temas de fotografía y edición (tema que nos apasiona pero en el que todavía tenemos mucho que aprender). Desde hace tiempo bromeábamos  y  comentábamos con ella que sería bonito preparar un post, las tres juntas. …y justamente!  En este que hoy os traemos, Erica no ha tenido escapatoria, ya que se vio inmersa desde el principio compartiendo… risas de nuestros niños, arañazos de las zarzas en nuestros brazos -tratando de alcanzar las moras más jugosas y maduras- y preparando botes y botes de mermelada para tomar y regalar!!!

Mermelada de Moras Silvestres

Mermelada de Moras Silvestres

                                                                                                                      Fotos: Erica Schiavi

Nos apetecía mucho compartir esta experiencia y la receta resultante con todos vosotros, pero sobre todo, presentar esta receta con nuestras habituales fotos….y además, algunas otras muy especiales que nos trae Erica de nuestra sesión de fotos conjunta, que desde hoy quedarán grabadas en nuestro blog…todo un lujo!!!  Una bonita experiencia entre amigas, igual de bonita que los paseos en las tardes de septiembre…

Mermelada de Moras Silvestres

                                                                                                                        Fotos: Erica Schiavi

Mermelada de Moras Silvestres

Queremos contaros cositas sobre esta receta, como éramos varias amigas cocinando moras para hacer mermelada…nos ha dado para probar varios métodos de elaboración. Unas las hicimos de forma tradicional, dejándolas macerar un par de horas y después cocinándolas en una olla o cazo….Otras las hicimos dejándolas macerar igualmente, pero después cocinándolas en el programa habilitado para ello de la panificadora de Erica…Y por último y a modo de experimento -pues ya habíamos leído en revistas y blogs extranjeros sus posibilidades- decidimos cocinarlas en la “Rice Cooker” (olla arrocera eléctrica que me regaló mi amiga Japonesa por mi boda!) que aunque aquí en España no se utiliza comúnmente, es uno de esos pequeños electrodomésticos del hogar que sirve para muchas más cosas de las que te imaginas!! Tenemos que decir que el resultado de los tres métodos es el mismo…una mermelada exquisita!!!!!!! Así que ya sabéis, tengáis lo que tengáis en casa…no tenéis excusa!!!!

Lo de la cantidad de azúcar también va a gustos, personalmente me encanta notar el sabor de la fruta, con lo cual no soy partidaria de ponerle mucha azúcar, pero entiendo que a muchos de vosotros puede que os guste más dulce, así que id probando, hasta que encontréis vuestra proporción ideal!

Ingredientes:

  • 700 gr. de moras (preferiblemente recién cogidas)
  • 300 gr. de azúcar (se puede utilizar azúcar moreno de caña)
  • el zumo de  medio limón pequeño recién exprimido

Preparación:

Empezaremos limpiando bien las moras y asegurándonos de que no haya quedado ni una sola ramita adherida a las moras, en un escurridor las pasaremos por agua debajo del grifo para retirar los posibles restos de polvo y hojitas que puedan quedar, dejamos escurrir bien y ponemos en un bol junto con el azúcar y el zumo del medio limón durante unas horas a macerar. También las podéis dejar toda la noche si os va bien, es sencillamente para que el fruto suelte su jugo.

En una olla mediana pondremos el contenido del bol, es decir, las moras previamente maceradas con el azúcar y el zumo de limón a fuego fuerte hasta que comiencen a hervir. Dejaremos que cuezan removiendo unos 5 ó 7 minutos y a continuación bajaremos a fuego lento y dejaremos otros 35 o 40 min, removiendo de tanto en tanto para que no se peguen. Verás que comienza a soltar una espumilla blanquecina, seguiremos removiendo y poco a poco desaparecerá, eso significará que ya están listas. En nuestro caso, como no nos gusta que la mermelada quede muy espesa y compacta, este tiempo ya fue suficiente, si no siempre puedes dejarlo un poco más, pero no os guiéis por su apariencia estando todavía caliente, pues al enfriar es cuándo solidifica!

Ahora llega otro matiz que también va a gustos…con pepitas o sin pepitas! Nosotras hemos querido darle un punto dejando algunas pepitas pero no todas, pues son demasiadas!  Una vez apartadas del fuego y aun calientes en la olla, metemos la batidora y trituramos todo con la batidora en velocidad baja, de manera que la textura quede suave. A continuación y después de batir levemente con la batidora, lo pasamos por el pasapurés, todo excepto un par de cucharadas soperas que dejaremos con pepitas, para de esta manera, que os quede una textura deliciosamente suave con un toque natural!!

Ahora ya solo queda ponerla en botes de cristal previamente esterilizados ( dejarlos hervir en una olla los botes y sus tapaderas durante unos 25 min.) y si habéis hecho mucha cantidad y queréis que os dure todo el invierno, la podéis conservar envasadas al vacío (llenando los botes hasta el borde, cerrando la tapa con fuerza y poniendo a baño maría durante unos 40 min, a continuación los dejas enfriar dentro del agua y ya estarán listos para guardar!).

Esperamos que os guste y que hayáis disfrutado de las fotos de hoy!

Mermelada Moras Silvestres

Merendola de Vuelta al Cole: Panecillos de Leche Condensada

De vuelta de vacaciones, pero que buen saborcito nos han dejado y que momentos tan especiales hemos pasado! Hemos tenido un poco de todo … playa y montaña con la familia y los peques … gin-tónics con los amigos … tertulias hasta las tantas … lectura apasionada de libros que enganchan … encuentros con viejos amigos del cole … y hasta un “encuentro bloguero” en el que conocí físicamente (pues ya nos conocíamos virtualmente) a unas extraordinarias personas y compañeras blogueras, con las que tuve la suerte de coincidir en un curso de fotografía (curso “The School” de Luisa Morón), gracias chicas por ese fantástico día, sois geniales! Adelita me faltaste tú!!! pero no te preocupes que organizaremos más!

Por un lado da pena que se terminen, pero por otro, también apetece volver a casa, a la rutina, al orden, con qué gusto se coge cuando llevas muchos días fuera! Además, es bonito encontrarte con las amigas y cotorrear como loritos las mil anécdotas de las vacaciones, jajaja!  Ahora, nos queda terminar el suave veranito que nos trae septiembre, uno de nuestros meses favoritos, tal y como comenzó: aprovechando el buen tiempo para hacer muchas cosas en la calle, en la playa… con los peques, para disfrutar de las noches al fresquito… eso sí, un poco más relajado, con menos intensidad y con la cabeza puesta ya en el curso que pronto comienza… y hablando de curso, justamente nuestro post de hoy tiene que ver  con la “vuelta al cole” de nuestros peques.

Entre las mil cosas que pensamos, cuando comienzan un nuevo curso, una de ellas tiene que ver con su dieta (un poco relajada en los días de calorcito) … en sus desayunos, en los almuerzos, la comida, la merienda… y es, en esta última, la preferida para los niños, en la que hemos puesto toda nuestra atención! Queríamos comenzar con algo muy apetecible y la idea de hacer unos panecillos de leche nos atraía mucho. Patri, hace ya mucho tiempo encontró esta receta, visitando el blog “Kanela y Limón”, la hemos probado y aquí os la traemos, qué mejor ocasión que ahora? Los niños vuelven al cole y además podremos compartirla con todos vosotros en nuestro blog, lo que nos asegura, que este septiembre muchos niños disfrutarán de esta merendola!

Tenemos que reconocer que no somos unas expertas en el mundo de los panes, de la masas, las levaduras, la fermentación… aunque nos apasiona y poco a poco vamos experimentando … pero estos panecillos no son nada complicados y tanto si tenéis panificadora como si no, podéis hacer la masa en casa sin ninguna complicación! Incluso cuando ya casi terminábamos de montar los bollitos, al resto de masa que nos quedaba, le añadimos unos chips de chocolate y montamos estos dos que veis aquí en la foto a modo “Doowaps“…y geniales! Realmente lo admite todo…imaginación al poder!!

Como podéis ver no nos han quedado nada mal y os aseguramos que la foto no engaña, estaban mmmm … deliciosos! y recién salidos del horno pusieras lo que pusieras dentro, eran un festín! Nosotras hemos tenido el mejor jurado que se puede tener: nuestros peques, que se han montado una merendola con estos que veis en las fotos, que aun se están relamiendo, jajaja!

Panecillos de Leche Condensada

Estos panecillos, a pesar de que podáis pensar que deben de ser empalagosos por llevar como ingrediente la leche condensada, no es así, quedan dulces pero no de manera excesiva y siendo perfectos para desayunos y meriendas. Nuestros hijos los comieron acompañados de “Nutella”, con mantequilla y jamón dulce, con lonchita de queso y mermelada de fresa y con los chips de chocolate! Así que hay para todos los gustos!!

La receta original es con el doble de ingredientes de los que vamos a dar aquí, pero si la vais a hacer en pacificadora, ésta son las cantidades que debéis mezclar para obtener la masa que una vez fermentada y elevada cabe dentro de los cubiletes de la mayoría de máquinas. De aquí os pueden salir unos 14-15 bollitos del tamaño “grande”  y unos 6-8 de los “pequeños” que veis en las fotos.

Ingredientes:

  • 150 ml leche condensada (1/2 lata pequeña)
  • 150 ml de leche normal (entera o semi)
  • 75 ml. de aceite de oliva suave.
  • 1/2 kg. de harina de fuerza (la del Mercadona)
  • 25 gr. de levadura fresca (1 solo cubito de los paquetes de dos, que venden en Mercadona)
  • 1 huevo XL (o si no, 1 grande y un poco de otro batido, que fue lo que nosotras hicimos)
  • una pizca de sal
  • 1/2 cucharita de esencia de vainilla

Preparación:

Comenzamos de la manera más sencilla, en una jarra de batidora americana (o vaso de batidora normal) vertemos la leche condensada junto con la leche normal, batimos suavemente para que mezclen y continuamos añadiendo el aceite y el cubito de levadura (desmenuzándolo con los dedos). A continuación añadiremos la vainilla, la pizquita de sal y por último los huevos (reservar el resto de huevo que os sobre para pintar posteriormente antes de hornear). Batiremos bien hasta que veamos que la levadura ha quedado totalmente disuelta.

Ahora volcaremos la mezcla en un bol grande donde iremos añadiendo poco a poco y removiendo con una lengua o cuchara de madera. Una vez ésta ha quedado completamente integrada, dejaremos la cuchara de madera para continuar con las manos. La forma de hacerlo será aguantando el bol con una y amasando con la otra con movimientos suaves y envolventes de abajo a arriba y hacia adentro. Así estaremos unos 15 minutos aproximadamente, hasta que la masa quede lo más elástica posible y que casi no se pegue a los dedos…pero bueno, si después de un rato amasando se sigue pegando un poco, la verdad es que a nosotras nos queda igual de bueno! Llegado a ese punto, formaremos una bola bien redondita, ya sabéis, siempre amasando hacia adentro. Tendremos preparado otro bol o recipiente grande previamente untado con un poco de aceite y ahí pondremos nuestra bola, cubierta por un film transparente, para dejarla levar hasta que duplique su volumen…nosotras, en la cocina de Patry con 26º tardamos aproximadamente 1hr y 3/4 en tenerla lista!

Masajeamos suavemente la masa y vamos dividiendo y dando forma a las porciones de los bollos que vayamos a formar, puedes darle la forma que quieras, redonda, alargada o incluso formar tiras largas y montar una trenza!! Lo único es que no os olvidéis de que una vez dada la forma elegida y puestos ya en la bandeja de horno (cubierta con el papel), hay que volver a dejar levar unos 15-20 minutos más antes de pintar con huevo batido y hornear! Introduciremos al horno precalentado a 180º durante unos 25 minutos. Si queréis añadirle los chips de chocolate lo tenéis que hacer antes de moldear los bollitos, después dejar levar y pintar de huevo antes de hornear. También podéis rellenarlos con vuestros sabores favoritos de mermeladas…..

Esperamos que os gusten y que los probéis de todas las formas posibles pues todas ellas serán irresistibles! Aquí os dejamos esta bonita foto como despedida de las vacaciones! Hasta muy prontito!!