Archivo de etiquetas| Laurel

Pollo guisado con salsita para mojar pan!

Pollo guisado con salsita para mojar pan!

Pollo guisado con salsita para mojar pan!

Bueeno por fin! Este post se me ha resistido…. mi querido amigo y compañero de fatigas, mi pequeño MacBook está viviendo sus últimos días, llegando a su fin y apagándose como la llama de una velita…. El pobre ya no da para más! Descargarme las fotos y editarlas ha sido como una agonía y ya no digamos subirlas al post, verdaderamente creía que no lo conseguiría! Pero al final, juntos y con mucho mimo, lo hemos conseguido!! ….Ya del próximo ni hablamos, no creo que lleguemos!!! Habrá que pensar en algo nuevo ya!

Sigue leyendo

Anuncios

Pastel de Acelgas con Salsa

Pastel de Acelgas

Por fin estoy aquí, están siendo unas semanas muy intensas, con muchas cosas encima de la mesa, muchas decisiones y nuevos proyectos y la verdad es que ya no sé de dónde rascar los minutos para sentarme aquí tranquila, a preparar mis fotos, a montar mis posts…a ir a visitar a amigos en sus blogs y a charlar un ratito con vosotros. Mucha intensidad, pero estoy contenta, pienso que todo lo que nos está viniendo es para bien, miro al futuro con bastante ilusión y me muero de ganas de contaros cositas…en cuanto todo se vaya confirmando, os iré contando…lo prometo!

Pastel de Acelgas

No os cuento el poco tiempo que estoy teniendo para cocinar lo que no son las comidas y cenas de cada día de mis peques….. pues sí, ellos vienen cada día del cole a comer a casa, os podéis imaginar mi contra-reloj….es de locos! Pero reconozco que me encanta, me cuentan sus cosas, están más relajados y nos da tiempo para adelantar deberes, pues las tardes las tenemos a tope con extraescolares. Justo este fin de semana tuvimos campeonato de Patinaje Artístico de Cintia (la mediana) y estamos encantados pues ha pasado a la final!!!!

Así es que, volviendo al tema cocina….a grandes males, grandes soluciones…os traigo una recetita fácil, rica y muy sana que preparo muchos días en casa para comer como primer plato, aprovechando que Flavia (la mayor y una devoradora de todo tipo de verdura) me la pidió para comer la semana pasada, le hice unas fotos y aquí os la traigo. Tengo que reconocer que las acelgas eran de lujo, recién traídas del huerto…así que en un momento de fascinación por ellas…me he recreado con las fotos de bodegón, jajajja! Espero que os gusten…A mi me ha encantado jugar con mi cámara y sacarles su lado más atractivo!!

Pastel de Acelgas

Pastel de Acelgas

Detrás de casa tenemos una zona preciosa de campos, huertas, masias e incluso el “Autódromo de Terramar ” una joya viva, el único autódromo completo y en estado original que queda en el mundo, donde condujo Nuvolari y para los que desconocéis de ese mundillo os diré que  donde se rodó parte de la película “Dos Metros Sobre el Cielo” y donde se han hecho documentales alucinantes, es una pena que casi nadie lo sabe y es uno de los tesoros del automovilismo de velocidad (una de las pasiones de mi marido). A nosotros por las tardes muchos fines de semana, nos encanta pasear por sus alrededores, pues dependiendo de la temporada te encuentras las zarzamoras repletas de moras listas para coger y elaborar deliciosas Mermeladas, o te puedes encontrar como es el caso estos días, cientos de almendros en flor que te enamoran! Aquí os he traído un par de fotos que hice paseando justamente por donde os digo, a la hora de la puesta de sol….una tarde deliciosa en familia!

 Pastel de Acelgas

Pastel de Acelgas

En casa las verduras no fallan, os lo he dicho en muchas ocasiones, he acostumbrado a los peques a comerlas desde bien pequeños y tengo que reconocer, que las comen todas y las disfrutan casi todas, lo cual es todo un logro cuyo mérito es enteramente suyo pues a pesar de no gustarles demasiado al principio, se las terminaban comiendo sin demasiada guerra, son unos cracks!  A mi me encantan en todas sus formas y estoy muy acostumbrada a comerlas como primer plato en casi todas las comidas. Este pastel de acelgas era uno de mis platos preferidos cuando yo era pequeña. Mi mami lo prepara en casa desde siempre, me encanta su sencillez y el delicioso sabor que le aporta su salsa. Es tan sencillo que lo adoptarás como un clásico en casa, seguro!

En este plato, la acelga es el ingrediente estrella, es cierto que hay quien no le gusta, pero preparada de esta sencilla forma, ya veréis que la mezcla de la acelga con la patata y la suavidad de la salsa, hacen que toda la textura del pastel, se funda en tu boca y se suavicen los sabores. Bueno, probadla y si no ya me contaréis!!

Pastel de Acelgas

Pastel de Acelgas con Salsa

Ingredientes (para molde redondo de 18 cm):

  • 1 kg de patatas de calidad 
  • 400 gr de hojas de acelgas frescas
  • 2 dientes de ajo
  • 50 ml. Aceite de oliva + aceite para sofreír las acelgas.
  • Una hoja de laurel
  • 30 gr. de harina
  • 400 ml. de caldo (puede ser de verduras o de ave, va a gustos)

Preparación:

Comenzamos poniendo las patatas a cocer en abundante agua con sal hasta que estén tiernas, pero no se nos deshagan. Las escurrimos, dejamos que enfríen un poco, las pelamos y reservamos. Ponemos también las acelgas en agua hirviendo con sal, pero solo unos 4 ó 5 minutos, queremos que nos queden un poco “al dente”, escurrimos y reservamos también (no tiréis ese agua de acelgas, es fantástica para regar las plantas verdes de la casa!).

En una sartén ponemos un fondito de aceite y freímos un ajo picadito a fuego medio, una vez empiezan a dorar añadimos las acelgas y sofreímos durante unos minutos, corregimos de sal a gusto y reservamos.

Vamos ahora con el montaje del plato, untamos un cuenco o bol  con un poco de aceite para que nos sea después más fácil desmoldar nuestro pastel. Colocamos encima nuestro pasapurés y  vamos pasando las patatas, a medida que el puré va cayendo al cuenco, con las manos algo humedecidas para que no se nos pegue, lo vamos colocando y aplastando suavemente, forrando todo el fondo con un grosor de aproximadamente dos centímetros y las paredes con un centímetro de puré. A continuación volcamos las acelgas bien esparcidas y seguimos pasando las patatas por el pasapurés, para terminar de “tapar” el plato. Ya tenemos el pastel listo, solo nos queda elaborar la salsa, que son 3 minutos!

En un cazo pequeño, pondremos el aceite, freímos un par de dientes de ajo (si son pequeños, o uno grande)  y la hojita de laurel, una vez empieza a dorar, añadimos la harina, sofreímos para que nuestra salsa no sepa a harina cruda y a continuación comenzamos a añadir el caldo poco a poco, como si de una bechamel se tratara. Removiendo continuamente sin dejar de añadir caldo. Si vemos que se nos espesa demasiado, podemos añadirle caldo hasta encontrar la textura deseada. Salpimentamos a gusto y ya estará lista!

Desmoldamos el pastel para presentar, pondremos la salsa en una salserita y servimos. Espero que os guste!!

Pastel de Acelgas

Albóndigas Caseras

Albóndigas Caseras con Salsa

A pesar de que la semana pasada pensábamos que ya había llegado el otoño (no por fechas sino por clima)…parece ser que aquí en nuestra zona, el “veranillo de los membrillos” se resiste a marcharse! Seguimos teniendo sol y altas temperaturas para estas fechas…así es que seguimos disfrutando de las actividades al aire libre, los aperitivos en la playa (hoy domingo hemos disfrutado de uno colosal!), los paseos en bici al atardecer y todo lo que se nos ocurre con los peques para aprovechar estos últimos coletazos veraniegos.

Albóndigas Caseras

Lo que sí es cierto, es que al caer la tarde refresca y ya apetece abrigarse un poco. Empezamos a pensar en recetas que nos inspiren la llegada del otoño, los platos calientes, la verdura de temporada, los aromas a laurel y tomillo…mmmmm….el olor a esos platos de cuchara que tanto nos gustan, los guisos, el caldo casero… que ganas tenemos ya del cambio de estación!

Esta recetita que hoy os traemos es habitual en casa, de las recetas de mamá que siempre echas de menos cuando estás fuera, sencilla y de sabores de toda la vida…a los niños les encanta pues, lo de hacer “barquitos” de pan en su salsa es lo más!! …y a nosotras las mamis también, ya que el alimento está asegurado, al llevar carne y verdura. Un delicioso plato completo y nutritivo para empezar a coger ideas!

Albóndigas Caseras con Salsa

Albóndigas Caseras

Esta es de esas recetas que en casa, cuando somos muchos los domingos a comer, se preparan de toda la vida y no queda ni una!!! Nosotras por la influencia de Patri en la cocina hemos utilizado un vino fino de la tierra (marco de Jerez) para la salsa, pero podéis utilizar cualquier vino blanco que tengáis a mano. Aquí os explicamos como hacer las albóndigas, o sea las bolitas de carne, pero también podéis comprarlas ya hechas a vuestro carnicero habitual, que en la mayoría de los casos son buenísimas y generalmente recién preparadas. También podéis prepararlas en casa y congelarlas previamente pasadas por harina, así solo tendréis que freírlas y realizarles la salsa en el momento que lo necesitéis. Lo de pasarlas por harina, también va a gustos, ya que hay  quien las prefiere pasadas por pan rallado.

Ingredientes ( para unas 24 albóndigas aproximadamente):

  • 1/2 kg de carne de ternera picada
  • Aceite para freír las albóndigas.
  • Ajo, perejil, miga de pan remojado en leche, huevo batido y harina (para las bolitas de carne)
  • 1 cebolla grande o 2 medianas
  • 2 ó 3 dientes de ajo
  • Perejil
  • Hoja de laurel
  • 1/2 vaso de vino Fino de Jerez
  • 1 cucharada sopera de harina
  • Guisantes y zanahorias (pueden ser congelados)
  • 800 ml  de caldo (vegetal o de carne)

Preparación:

Empezaremos aliñando y preparando la carne para elaborar las albóndigas, poniéndola en un bol sazonamos de sal y pizca de pimienta, le añadimos un diente de ajo y perejil muy picadito. Añadiremos también la miga de un par de rodajas de pan previamente remojadas en leche y escurridas, comenzaremos a mezclar y a continuación le agregaremos un huevo pequeño batido y terminaremos de amasar, recordar no amasar demasiado.

Hecha la masa, con las manos se hacen las bolitas del tamaño deseado, se pasan por harina (o pan rallado según el gusto) y se fríen en el aceite puesto en la sartén al fuego (también se pueden freír en la freidora, aunque se os puede oscurecer bastante vuestro aceite debido al huevo de las albóndigas) . Una vez bien doraditas se van colocando en una fuente y se apartan.

En una olla baja de hierro fundido (tipo arrocera), se echa aceite hasta cubrir el fondo (según tamaño de la olla) y se fríe la cebolla picada muy menudita. Mientras en un mortero se machacan los ajos con las hojas de una rama de perejil y se le añade sal. Una vez la cebolla está transparente y empieza a dorar se le echa la hoja de laurel y el contenido del mortero y se deja sofreír a fuego medio. A continuación añadimos la cucharada de harina y removemos para que ésta fría. Seguidamente añadiremos el vino y sin dejar de remover, un par de minutos más tarde agregaremos los guisantes y las zanahorias a trocitos.

Dejamos sofreír unos minutos y ya podremos volcar nuestras albóndigas, mareamos un poco más antes de añadirle el caldo que deberá de cubrir 2/3 de las mismas. Se corrige de sal si fuera necesario y se pone a fuego fuerte hasta que comience a hervir, seguidamente se baja el fuego se deja cocer suavemente con la olla destapada unos 10 minutos a que se consuma un poco el caldo y la salsa espese un poco.

Ya tendremos listas nuestras albóndigas, esperamos que os gusten. A la mesa y a disfrutar!!!

Albóndigas Caseras con Salsa